Conferencia à l'Universidad Católica del Norte: La teleología de la enseñanza de la filosofía en los liceos franceses.(2)

Publié le 24 Août 2007

Espagne

 

 

C) Aplicación de estos objetivos a un ejemplo: mi clase sobre trabajo y técnica

Si resumimos lo que se ha dicho sobre la teleología de la enseñanza de la filosofía en nuestro país[CI1] , se destacan los siguientes fines: pensar en la distancia, problematizar o establecer contradicciones y crear conceptos en su comprensión y en su extensión, responsabilizarse intelectualmente, fomentar un idioma universal como comunidad del pensamiento, reconciliar la filosofía en el sentido cósmico y en el sentido escolar y defender el proyecto político democrático con la práctica de la dialéctica y de la crítica.

 

Estas finalidades pueden parecer ambiciosas y poco realistas en nuestros tiempos, pero tienen que ser consideradas como Idea de la razón didáctica hacia la que tenemos que dirigirnos. Lo esencial es hacer vivir en el espacio de la sala de clase prácticas, intercambios y desarrollo de las secuencias de reflexión de manera ordenada y clara. Para atraer la atención de los alumnos, creemos firmemente en el poder de las problemáticas. Así en el campo problemático de la Cultura, cuando se trata de las nociones de Trabajo y Técnica, nuestro curso se limita en definitiva a construir cuatros tipos de problemas. ¿El trabajo es una actividad que dice lo que somos o que dice nuestra alienación? ¿Su sentido puede ser más que la única satisfacción de las necesidades biológicas? Y esta perspectiva, ¿impediría que el trabajo tuviera un valor metafísico? ¿La técnica nos libera o crea una nueva forma de alienación? ¿Se reduce a un simple medio a la disposición del hombre o se ha vuelto un fin en sí?[1] La primera problemática busca el sentido del trabajo en una distancia entre naturaleza del hombre, historicidad del trabajo y visiones críticas de esta actividad. La segunda enfrenta el “para qué” del trabajo con la idea de que el trabajo podría tener un significado que va más allá de la mera producción de bienes o servicios. La tercera problemática viene de la distancia entre una opinión convencida de todos los buenos servicios que nos dan las técnicas en la vida cotidiana (cf. salud, informática doméstica) y los efectos negativos que observamos en la modernidad tecnológica (cf. la modernización técnica en el dominio de las empresas obliga a despedir mucho personal, etc.) Tenemos en este caso que volver al sentido profundo de la técnica, construyendo su concepto universal que debe revelar su esencia. La cuarta problemática viene de la distancia entre la creencia vivencial en una técnica que es fundamentalmente medio o conjunto de medios y una técnica que es un verdadero mundo o medio ambiente donde vivimos, aprendemos y trabajamos. En este caso, hay que legitimar un concepto de técnica que explica que tal vez su naturaleza ha cambiado cuando se volvió tecnología.

Estas contradicciones pueden llevar a un profesor a pensar en esta organización de clase, teniendo en cuenta que se puede dedicar en la serie L más o menos 15 horas al tema.


TRABAJO Y TECNICA

I-El trabajo como coacción, maldición y opresión

 1) Etimología.

Tripalium: al principio la palabra designa la acción de herrar los caballos rebeldes.

Por consiguiente, es una actividad penosa, que los hombres viven como coacción.

Ilustración de una naturaleza del hombre que es pura vagancia y rechazo del trabajo, con la voluntad de reducir al mínimo los esfuerzos para sobrevivir.

Jean-Jacques Rousseau, Ensayo sobre el origen de las lenguas.

2) El trabajo como condena de un pecado original.

La coacción se vuelve condena metafísica en la tradición religiosa occidental.

Ilustración: Génesis, 3,19

3) El discurso que glorifica el trabajo es discurso de la opresión

Los discursos que presentan las ventajas del trabajo sirven para matar la libertad del individuo para domesticarlo.

Ilustración: Nietzsche, Aurora, III.

4) El trabajo en la esfera del capitalismo es alienación

En el ámbito económico capitalista, el trabajo es alienación que separa al individuo de su esencia, robándole los frutos de su esfuerzo por el mecanismo de obtención de la plusvalía.

Marx, El Capital.

 

Articulación: Mas allá de estas visiones negativas del trabajo, parece que es una característica fundamental del hombre.

 

II-El trabajo es propio del hombre y corresponde a su esencia como homo faber.

1) El trabajo humaniza la naturaleza y produce la forma de la conciencia humana.

Gracias al trabajo, el hombre se apropia la naturaleza dando a su conciencia una nueva forma.

Marx, El Capital, I, III, 7

2) El trabajo nos revela como homo faber

Antes de ser un puro cogito, el hombre es por excelencia homo faber. El desarrollo de su inteligencia parece condicionado por esta misma actividad.

Bergson, La Evolución creadora

 

Articulación: la naturaleza del trabajo podría corresponder al valor que uno le da, en las dimensiones metafísica, moral, económica.

 

III-El valor del trabajo

1) El trabajo como medición

El trabajo sirve para medir el valor del intercambio de productos. La finalidad del trabajo es fijar económicamente el valor de lo que se vende según el tiempo de su realización.

Adam Smith- Investigación sobre la naturaleza y causa de la riqueza de las naciones.

 

2) Trabajar por la gloria.

El sentido del trabajo glorifica a Dios. Es un signo posible de la elección en el ámbito protestante.

Max Weber, Ética protestante o el espíritu del capitalismo.

3) La estima de sí mismo.

Gracias al trabajo, se actualizan nuestras facultades. Así, uno puede ganarse la estima de sí mismo. Estima que Kant piensa en su dimensión moral.

Kant, Idea de una historia en clave cosmopolita, Tercera propuesta.

4) El hombre puede liberarse de la alienación del trabajo y por fin, beneficiar de sus frutos.

El trabajo puede ser fuente de libertad cuando el hombre es totalmente dueño de sus frutos y de sí mismo en la esfera de la producción comunista.

Marx, Le Capital.

 

Articulación: El trabajo no se puede efectuar sin los aportes de la técnica. ¿Cómo podemos concebirla? ¿Somos verdaderamente dueños de ella o es ella la que nos está gobernando en su forma tecnológica?

 

IV- ¿La técnica es instrumento del progreso? ¿Es neutra o peligrosa?

1) La técnica es un simple medio al servicio de un fin (esto sin ninguna valoración moral). La distinción entre imperativo hipotético e imperativo categórico...

Kant clasifica la técnica en la categoría de los imperativos hipotéticos. En sí, ella no puede tener ningún valor moral. Sólo los fines lo tienen.

Kant, Fundamentos de la metafísica de las costumbres.

2) La técnica es sueño de dominación de la naturaleza y del hombre.

Se puede interpretar la técnica como el resultado de una ambición de dominación de la naturaleza gracias al conocimiento científico.

Descartes, Discurso del método, VI

3) La tecnociencia es un proyecto que escapa del control del hombre.

En su forma moderna, parece que la técnica ha cambiado de naturaleza. Estamos lejos de la confianza y de las esperanzas que los pensadores del Siglo de las Luces tenían respecto a sus efectos. Hoy la tecnología como aplicación de los conocimientos científicos corresponde a un mundo, un verdadero proyecto universal y totalizador que domina por sus efectos al hombre.

Marcuse, el Hombre unidimensional

 

Para concluir, podría subrayar lo que para mí es un éxito. En dieciocho años de carrera como profesor de filosofía, he podido ser testigo del interés que los jóvenes tienen por estudiar la filosofía. No se puede negar que esta enseñanza es difícil ni que los resultados en el bachillerato puedan parecer insuficientes, pero todo no se valora con números. Existe la experiencia de la reflexión y del análisis en el aula, fuente de muchas satisfacciones para el profesor y sobre todo para los alumnos. Por otra parte, no hay que olvidar que la filosofía es una materia muy exigente, y que el ámbito social de la enseñanza ha cambiado mucho en estos diez últimos años. Es indiscutible que las mutaciones son importantes. Por ejemplo, la relación con la lectura, el tiempo diario de estudio, el valor dado a las actividades contemplativas es menor hoy por hoy. A pesar de estas diferentes formas de presión, uno puede afirmar que la enseñanza estatal de la filosofía es necesaria para fomentar una verdadera conciencia reflexiva y por consiguiente libre.

BRUNO GUITTON

 

 

 

 

 

 

 

 



[1] El desarrollo de la industria y de los diversos sectores relacionados con ella- hasta las más modernas tecnologías de la electrónica, especialmente en el terreno de la miniaturización, de la informática, de la telemática y otros- indica el papel de primerísima importancia que adquiere, en la interacción entre el sujeto y el objeto del trabajo, precisamente esa aliada del trabajo, creada por el cerebro humano, que es la técnica. Entendida aquí no como capacidad o aptitud para el trabajo, sino como un conjunto de instrumentos de los que el hombre se vale de su trabajo, la técnica es indudablemente una aliada del hombre...Es un hecho, por otra parte, que a veces la técnica puede transformarse de aliada en adversaria del hombre, quitándole toda satisfacción personal y el estimulo a la creatividad y la responsabilidad...La época reciente de la historia de la humanidad, especialmente de algunas sociedades, conlleva una justa afirmación de la técnica como un coeficiente fundamental del progreso económico; pero al mismo tiempo, con esa afirmación han surgido y continúan surgiendo los interrogantes esenciales que se refieren al trabajo humano en relación con el sujeto, que es precisamente el hombre. Estos interrogantes encierran una carga particular de contenidos y tensiones de carácter ético y ético-social.

Juan Pablo II, Encíclica Laborem exercens.


Rédigé par Bruno Guitton

Publié dans #Conférences

Repost 0
Commenter cet article